Archivo de la etiqueta: WCS

WCS Stockholm – La rebelión bacteriana

Tenía ganas, y, por primera vez, estaba tranquila antes de una competición internacional. Soy más de ciencias que de “suertes”, por eso busco la explicación en una bajada de defensas provocada por cambios adaptativos del último mes, en un viaje que empezaba a las 4.30 de la mañana con 9 horas de aire acondicionado aeropuertuario,  cambio climático del verano pontevedrés al verano estocolmeño, que, para ser francos, en ninguno de los dos sitios existe un verano de verdad, sino una suave primavera…que yo soy más de lagartos al sol que de caracoles a la lluvia…TOTAL, que el viernes por la noche estaba ya más enferma que Torrente en el club Mississippi.

Me desperté por la noche con fiebre, dolor de garganta al tragar, ganglios inflamados, dolor articular, debilidad general. Traté de minimizarlo con gelocatiles e ibuprofenos, tumbada en la cama durmiendo, sudando y bebiendo el sábado por la mañana hasta el momento de la carrera. Con la competición me animé y en cierto modo se te olvida que estás enferma o no eres consciente. Simplemente piensas, ¿por qué voy tan mal? Cuando pasó el efecto de las medicinas me regresó la fiebre y pasé el resto del fin de semana metida en cama enferma.

Tenía muy claro que quería competir y que iba a cruzar línea de meta. Sé bien que de cara a los medios y la opinión pública, lo que cuenta es el resultado independientemente del contexto, pero prefiero quedar la última a retirarme. Si te retiras, no aprendes nada y el estado anímico-depresivo durará más tiempo, mermará tu confianza y el mal recuerdo permanecerá siempre en la memoria. (Si eres capaz de retirarte tan tranquilo sin sentir esto, yo personalmente, como diría Risto, no te compraría.) Pero si acabas, aunque seas el último, aprendes, y eso solo puede hacerte mejor competidor.

¿Cómo se termina el último en una serie del campeonato del mundo que sabes se retransmite en televisión a nivel mundial, que a nivel nacional van a contar la crónica, que los que te desean mal se alegrarán, que el seleccionador nacional no va a contar contigo para la próxima y que vas a decepcionar a tu gente más cercana? Aislándote de lo que hay fuera de las vallas del circuito. Durante el triatlón, sólo importa lo que está dentro de esas vallas. Ese es tu espacio vital, ese es el campo de acción para el cual te entrenas. Agradecer eso sí, a todo el público sueco que me estuvo aplaudiendo y a Marisol Casado, que también la vi aplaudirme.

Llegué tarde anoche a casa y esta mañana pude visitar al médico, quien me recetó un tratamiento con antibióticos. Espero estar lista como un caballo de carreras para el 9 de septiembre que se celebrará en Pontevedra el campeonato de España élite en distancia olímpica.

Anuncios

Reclamación a los daños causados en mi bici por viajar en avión

Estimada compañía Air Europa; estimada Aena; estimado pasajero; estimadas federaciones deportivas y a quien más pudiera interesar,

Se realiza vuelo Vigo – Palma de Mallorca con escala en Madrid por la compañía Air Europa con una bicicleta de competición valorada en 4500 euros para cuyo transporte se pagaron 130 euros (entre ida y vuelta) como equipaje especial en una bolsa específica para su fin, declarado como equipaje frágil. Se recibe el equipaje dañado sin posibilidad de reparación en la horquilla de carbono y el sillín. Se presenta una reclamación ante la cual ni la compañía aérea, Air Europa, ni la compañía aeropuertaria, Aena, se hacen responsables.

A mi lado en la cola de reclamación, otro pasajero cuya maleta ha sido dañada en las ruedas y asas, incidencia la cual ninguna compañía se hace responsable tampoco.

Se observan las siguientes incongruencias: La compañía aérea sólo se hace responsable de los daños tipo roturas de material causados a la maleta pero no a los causados dentro de ella, sin embargo, a la hora de pagar, se paga lo que hay dentro de ella. En el caso de las bicicletas, se paga por ser una bicicleta, independientemente de que el peso de ésta sea de 7kg en cuyo caso no existe exceso de equipaje, de la misma forma que al transportar animales se paga el animal y sin embargo la compañía aérea sólo se haría responsable de los daños causados al transportín.

Se denuncia por lo tanto, la mala ejecución y la ausencia de responsabilidad de un servicio de transporte especial etiquetado como frágil comprado por el cliente.

Se denuncia también el mal uso del idioma en las bases de la compañía aérea a fin de provocar vacíos legales, puesto que sustantivos como “equipaje” son empleados según el interés de la compañía para nombrar “contenido” o “recipiente”.

Se denuncia también el maltrato provocado por los operadores de Aena al equipaje, lo que supone una mala ejecución de la labor para la cuál han sido contratados. Una estructura de carbono laminado como la que ha sido fracturada, tan sólo puede ser acción de un fuerte impacto del equipaje contra el suelo desde varios metros de altura.

La bicicleta en cuestión es de competición, de carbono con componentes de alta gama perteneciente a una atleta internacional miembro de la selección nacional de la Federación Española de Triatlón. El daño causado afecta por lo tanto al material de trabajo de una atleta que prepara el Campeonato del Mundo de Triatlón en Estocolmo el próximo 25 de agosto y se desconoce si la bicicleta podrá ser reparada a tiempo. La bicicleta a su vez es propiedad de la empresa que patrocina a dicha atleta, por lo tanto, los daños causados en ésta suponen pérdidas económicas para la empresa italiana Globulonero,  además de pérdidas económicas por parte de la atleta y de cara a su preparación para dicho campeonato del mundo.

Se sugiere, a modo de solución, la existencia de un convenio o seguro entre las compañías aéreas, las federaciones y/o deportistas federados que viajan con su bicicleta para competir, la cual es su herramienta de trabajo, para asegurar su integridad en su transporte y que responda a los daños causados en ésta.

Gracias por su atención y comprensión.

Atentamente,

Marta Jiménez Jiménez

PD: Aprovecho para agradecer a Bicicletas Bimont, en especial a Miguel Fernandez Miniño, por prestarme una bicicleta para poder entrenar en Mallorca. Tuve la suerte de poder probar un cambio electrónico Shimano Ultegra, una autentica gozada.
Miguel competirá este año en el campeonato del mundo ironman en Hawaii. Puedes conocer más acerca de él y ayudarle en su proyecto en este enlance. Yo ya tengo mi camiseta!

World Championship Series de Madrid, mi debut dextro

Ground Zero. Así es como llamaron a ese fabuloso solar que se quedó en aquel lugar que antes llamaban World Trade Center (Nueva York). Probablemente el descampado más caro del mundo. El caso que un nombre de semejante rimbombancia -que nada tiene que ver con el verbo rebombardear- solo puede servir para marcar el final de un principio y el inicio de una nueva etapa. Para mi, mi ground zero era Madrid, concretamente aquel huerto que hay en la Casa de Campo.

La Casa de Campo y yo habíamos compartido buenos recuerdos, hasta que un día, coincidiendo en septiembre con el tercer aniversario de Ground Zero, tuve un desafortunado debut en copa del Mundo ITU. Me doblaron en el segmento de ciclismo y no fue un recuerdo muy agradable. Más adelante, en el 2008, fue mi primer triatlón olímpico tras mi parón de tres años, sin entrenamiento y con diez kilos de más, me volvieron a doblar en bici. Así que cuando me avisaron cuatro días antes que iba a debutar en las Dextro Energy World Championship Series en Madrid, estaba algo más que nerviosa. Además era la última prueba de clasificación olímpica, y por mi cabeza pasaba la idea de que si seguía mi línea de progresión de mis dos últimas copas del mundo, había una ínfima posibilidad de que pudiera ir a los JJOO. Sin embargo, sucedió mi mayor miedo, nadar mal e ir aún peor en bici. Creo que hasta mitad del segmento ciclista no se me quitó la cara de susto que llevaba. Nadé con la sensación de estar en el programa de centrifugado de una lavadora con agua en las gafas y empecé a pedalear con unas piernas con menos fuerza que las de Pinoccio. Boqueaba cual pececito fuera de su charca. Me faltaba aire, la garganta seca, las piernas cansadas. A la tercera subida al teleférico de ocho, me quedé de un grupo que posteriormente enlazó con cabeza de carrera. Aquellas a las que yo había tensado en Huatulco un par de semanas antes me tensaron a mi. Fuí absorbida por un grupo posterior hasta que nos bajamos a correr. A pie tampoco tuve un buen día ni un gran parcial, aunque fue el segmento que mejor hice. Pero logré finalizar. Puesto 47º, que no es un gran puesto pero es el primero que hago en las series mundiales. Casa de Campo…touché. Y en cuanto a mi Ground Zero*, creo que a partir de ahora puedo empezar a sembrar y llamarlo Round One*

* Zona Cero; Ronda Uno.