Archivo de la etiqueta: propiocepción

Sé vulnerable

La vida puede ser muy emocionante. De hecho; debe. Sino; habrás pasado por ella sin llegar a entenderla.

Tengo veintinueve años de Marta. Veintinueve años de experiencias, de kilómetros recorridos, de gente conocida, de comidas ingeridas y de horas soñadas. Veintinueve años de risas y de lágrimas, de dudas y de lucidez mental. Veintinueve años con este cuerpo, esta cara y atrapada en esta mente que a veces me ha hecho tener la cabeza dentro del culo -con perdón de la expresión- pero también me ha sorprendido con grandes pensamientos y acciones.

La habilidad de sorprenderse a uno mismo. No a otras personas, sino a uno mismo. Esos momentos en los que uno consigue abstraerse del propio autoconocimiento y propiocepción para dejar que todo fluya de manera natural, según sale, y sorprenderte con el resultado. Hay dos escenarios en mi vida en las que he experimentado esa grandiosa sensación de la autosorpresa -llamémosle la “selfie-surprise“- uno, en competición deportiva cuando llegas con una buena preparación, entonces entras en “la zona” de concentración mental en la que la mente se abstrae de todo pensamiento que no sea el que estás haciendo en ese preciso momento y la lectura de los próximos instantes en la competición hasta la meta, para experimentar como tu cuerpo responde, sorprendiéndote con su rendimiento, porque, en realidad, en el entrenamiento, no has dejado lugar para sorpresas.

El segundo escenario ocurre cuando llevo cinco cervezas…..es broma. Me bastan tres.

El segundo escenario ocurre cuando sales de la zona de confort para entrar en zona mágica. Es necesaria también la abstracción de la propia consciencia de uno mismo, para vivir en ese preciso instante, saborear cada segundo, olvidarse de la apariencia del propio ser fente a los demás para ser completamente vulnerable a todo lo que pueda venir en esos momentos mágicos, tanto para bien como para mal.

Ser vulnerable no es una debilidad, sino una fortaleza. Uno puede basar su vida en el autocontrol y la protección de la vulnerabilidad, creyendo que eso le hará más fuerte cuando en realidad, hace más cobarde.

Sí, cuando uno es vulnerable se expone a decepciones, a la vergüenza, al miedo y a la duda de la propia valía de uno como persona, pero también se expone a la alegría, a las respuestas positivamente inesperadas de otros, al crecimiento personal y a la sensación de conectar con uno mismo y aquello que le rodea, sea el amor, la amistad o la naturaleza.

Ser vulnerable también significa serlo con uno mismo. Aceptarse a uno mismo, con sus “cagadas” y sus éxitos. Es también saber, que nada en esta vida es eterno. Que el blanco es un color y el negro es la suma de todos. Que los colores no son más que meras refracciones de rayos de luz y que el verdadero arcoiris es el abanico de emociones con el que vivimos cada día. Saber que lo único certero, es la muerte, y que hasta entonces, merece la pena dar muchas vueltas. Cuando uno llegue a anciano, la vitrina de las medallas será algo a lo que quitarle el polvo y que serán sólo los recuerdos, aquello que haya valido la pena.

Sé vulnerable. Sé intenso. Sé crudo.

Anuncios

Ahora lo ves, ahora no lo ves

Esta pasada semana me operaron de la vista para quitarme la miopía. No es que tuviera muchas dioptrías pero entrenaba y competía sin gafas ni lentillas por lo que estoy deseando poder bien las boyas en los triatlones así como adelantarme a los baches en bici en vez que verlos una vez encima. Seguro que esquiando y en otros menesteres también lo agradeceré.

El procedimiento para quien no lo conozca es el lasek pkr y para que os hagáis una idea, me echaron alcohol en la córnea, luego me pasaron un láser por encima y me pusieron unas lentillas para dejar que se regenerase el tejido dañado durante una semana. El post operatorio es más incómodo que el otro procedimiento de lasek pero también más rápido y recomendado para el deporte. Se trata de una intervención sencilla pero algo costosa, aunque si nos ponemos a echar cuentas de la cantidad de dinero que nos vamos a dejar en gafas a lo largo de la vida, sale más rentable.

El médico te dice que el primer día tras la operación hagas reposo ocular pero que al día siguiente ya vida normal….normal normal…la misma que un invidente. Vamos que he estado unos días sin ver. Eso te da la oportunidad de empatizar con aquellos que realmente lo están.

Para las especies bípedas en general, es decir, los humanos y las aves, la vista es el sentido más desarrollado. Para aquellos que no han estudiado antropología biológica, tiene que ver con la reestructuración ósea por efecto de la gravedad al evolucionar al bipedeltalismo además de la adaptación para sobrevivir bajo las demandas de aquella época. Eso permitió reestructurar un cráneo en el que el cerebro tenía más espacio para desarrollar su neocortex (la parte racional) y la vista a la vez que reducia espacio para los sentidos del olfato y el oído.

No poder ver limita mucho las acciones, como por ejemplo no puedes usar el ordenador ni el móvil, lo que significa que te desconectas del mundo aproximadamente en un 90% y tampoco puedes dedicarte a tus áreas de trabajo y estudios. Tampoco puedes ver la televisión ni leer, actividades básicas de reposo hogareño. Dedicarte a hacer puzzles o montar una estantería de Ikea, que básicamente pertenecen a la misma categoría, tampoco. En cuanto a los cuidados de estética femenina que incluyen un espejo y unas pinzas (aquello que hacemos cuando nos encerramos en el baño) rien de rien. Comer se convierte en un acto de fé, especialmente con las espinas del pescado. Al volante de un vehículo eres un peligro y socialmente hablando te conviertes en una celebrity que va con las gafas de sol grandes puestas a todas partes, incluso en interiores.

Deportivamente hablando, claro está que ésta es una intervención para hacerse en época de descanso. No obstante, algo había que moverse y la elíptica se convierte en tu mejor aliado porque estás en interiores y en seco, evitando el aire molesto en los ojos, pudiendo secar el sudor antes de que penetre en zona ocular, no hay impacto para mejor regeneración de la córnea y es estático, por lo que no necesitas ver. Cabe decir que uno puede sentirse bicho raro al estar con las gafas de sol dentro del gym pero sirve como ejercicio para fortalecer la personalidad a nivel psicológico…

Pero también hay una lista de cosas positivas que se obtienen de estar limitado de la vista, como por ejemplo, ahorras en luz puesto que al ser altamente sensible a la luminosidad de repente te sientes gato. Quizás si todos fuéramos más sensibles a la luz consumiríamos menos, contaminaríamos menos y tendríamos menos problemas medio ambientales…es mejor medida que adelantar 1 hora el reloj en invierno y que se haga de noche a las 6 de la tarde…

Volviendo a la elíptica, al cerrar los ojos puedes entrenar la propiocepción y ser más consciente del movimiento de tu cuerpo y acción de cada músculo. Pero la propiocepción que puedes desarrollar con los ojos cerrados no es sólamente a nivel neuromuscular sino también sensorial al escuchar la televisión. Eliminando la imagen adquieres mayor consciencia sobre las bandas sonoras. La dirección musical en una película o serie es importante como la fotografía y requiere un director independiente que se coordine con el director de la película. Para aquellos que son cinéfilos y para los que no lo son tanto, merece la pena escuchar (que no es lo mismo que oír) la banda sonora pues es un arte en sí mismo (en unas películas más que otras). De carácter sensorial es también volver a escuchar la voz por llamada de aquellos con los que chateas por Whatsapp, porque reconozcámoslo, muchas veces chateamos no por ahorrar dinero sino porque nos da pereza llamar.

Luego descubres un efecto que podríamos denominar la parábola de Facebook, es decir, cinco días de desconexión para darte cuenta de la cantidad de basura virtual que digerimos por los ojos cada día. Y es que últimamente a M. Zuckerberg se le ha antojado que nos enteremos de información a la que no nos hemos subscrito, que aparezcan notificaciones de grupos que no nos gustan y que te informen de eventos a los que no te has apuntado, por no mencionar mucha información que a veces es mejor no ver. Yo, como graduada en Comunicaciones, creo en la razón de ser de las redes sociales pero tanta actualización en el software de Mark está haciendo que se quede, más bien, aburrido. Lo mismo se puede decir de la pantomima poco profesional del periodismo español y la habilidad para rellenar minutos con noticias que no deberían serlo. Parece ser que la crisis ha reducido la plantilla de periodistas dispuestos a desplazarse y a conducir una investigación sustanciosa para limitarles a buscar vídeos más vistos por youtube y entrevistar a los que pasean por el barrio.

Cuidad la vista, que es el mayor de nuestros sentidos, pero también aprended a usarla, pues hay muchas cosas bellas en el mundo que requieren de un ojo crítico e inteligente para ser vistas más allá de nuestras narices.