Archivo de la etiqueta: campeón

Bronce Cto. España Élite Distancia Olímpica

DSC_0160

En diez años he hecho muchas cosas. Hace diez años fuí bronce en un Campeonato de España de triatlón élite distancia olímpica con diecisiete años. En estos años he conseguido más medallas, pero también graduarme en ciencias de la comunicación por la universidad de Nueva York, iniciar otras dos carreras en Biología y Psicología, hacer un curso de fotografía, trabajar en una agencia de medios, trabajar como profesora particular, viajar de mochilera, viajar de hotelazo, salir de bares, salir de discotecas, conocer a gente, no parar quieta, hacer la fotosíntesis en el sofá, engordar, adelgazar, aprender a cocinar, aprender mucho, equivocarme más, caerme, levantarme y perderme en la divagación de mis propias emociones. La vida es eso, experimentar, sentir, saborear y, si algo te gusta, repetir.

Ayer repetí.

Nadé a gusto, más a corde con mis entrenamientos, en el grupo de cabeza con Carolina más alante en solitario. Después volví a fallar en mi punto débil, que curiosamente es el fácil para las demás, pero a mi me cuesta, que es no perder el grupo en la transición. Así pues, al subir en la bici, fallé con los pedales perdiendo valiosos segundos y rodando en tierra de nadie con Sara Pérez, hasta que una valiente Ana López sacó a relucir su experiencia como ciclista animando la higuera hasta enganchar -de nuevo- con cabeza de carrera.

DSC_0031

Después de ahí, aquello fue un rodaje por las calles de Los Alcázares con varios intentos de escapadas y palos. Lo cual no es ni bueno ni malo, simplemente una situación de carrera que puede darse cuando existe el drafting, igual que ocurre en ciclismo.

Y nos bajamos a correr. Quizás el deporte menos táctico de los tres en el triatlón, aquí es tu capacidad de sufrimiento y lo bien que lleves las piernas de entrenadas. Aquí no hay golpes ni lucha por la estela de los pies en el agua, no hay un vehículo que mover con su correspondiente habilidad ni hay tácticas ciclistas. En el peor de los casos llegas al sprint con alguien tras un tira y afloja de ritmos, pero, eso es algo que ocurre pocas veces. Aquí no suele haber misterio: tanto corres entrenando, tanto corres compitiendo.

En mi caso, acusé el parón de la semana penúltima al campeonato por experimentar un gran bajón físico tras probar a ser vegetariana este mes de agosto, algo que pudo verse en el Grand Prix de Sartrouville. Esta semana traté de recuperarme y, si bien estoy contenta con mi resultado, en la carrera sentí las piernas pesadas y faltas de fuerza. Las que me ganaron, Ainoa, Ricarda (alemana) y Carolina, son competidoras a las que respeto deportivamente, pues ellas tienen más experiencia que yo en la élite internacional y están muy curtidas en todos los pequeños detalles que suman por lo que, cuando compites contra ellas, no puedes permitirte el lujo de despistarte.

Ha sido un año muy complicado por haber pasado desde diciembre hasta junio con una lesión en el hombro que llegó un momento que me molestaba para realizar cualquier movimiento, y estoy segura de que tanto mi entrenador, Iván Muñoz, como yo, habíamos ideado un estado de forma distinto para este campeonato, pero me alegro de que hayamos podido acumular un verano de buenos entrenamientos y ver que la mejora es posible.

la foto-3

Quisiera agradecer el apoyo de aquellos que me han ayudado y animado pese a haber estado lesionada medio año: Iván, porque es un auténtico sensei; los compañeros de Mallorcatraining, porque aún entrenando bajo la lluvia en la pista de atletismo seguirán bromeando; a Evasión Running Mallorca,  por ayudarme a correr con las mejores zapatillas del mundo, Adidas (Gracias Carlos García) ; a Ciclos Bimont, por conseguirme una Orbea y por los entrenos de calidad de los martes; a Spiuk, porque en material de ciclismo son una pasada y se superan cada año; a Medilast Sport, por enseñar a mis piernas una nueva dimensión en cuanto a recuperación; a Jon de Bicimetrics, por el bike fit que me liberó la presión en el hombro y espalda; a mi familia, por decirme las cosas que no quiero escuchar pero que son necesarias oír; a mi novio y amigos, porque dirán lo que sea por hacerme sonreír; a Felipe Gutierrez, porque lleva desde que tengo doce años dándome pequeñas lecciones importantes y a Poca y Marta, por preocuparse de que no nos falte de nada en el Wild Wolf Cidade de Lugo Fluvial, que ganamos por equipos.

Spain´s Next Top Triathlete

Sinttulo_3406

Ahora que la franquicia Masterchef ya ha desembarcado en España y TVE se va a encargar de darle ese toque español para quitarle la gracia, creo que ya estáis preparados para que comparta con vosotros una de mis elucubraciones de bombera.

Me confieso una fan de los concursos tipo reality, tipo Masterchef, America´s Next Top Model, Next Great Baker, Next Iron Chef… aquellos en los que los concursantes van superando pruebas eliminatorias, aprendiendo técnicas, aplicando Psicologia competitiva, esforzándose para conseguir un premio que lance su carrera profesional. Es decir, holgazanes bastos de gran hermano que aspiran a vivir del cuento a la carpeta de spam por favor…

¿Como sería un concurso de este tipo para Triatletas? Bien, al lío:

1. Los Premios: se trata de un concurso con una serie de pruebas para lanzar la carrera profesional deportiva de un triatleta durante un año y que el ganador lo aproveche para despegar, por lo tanto podríamos estar hablando de un premio económico de 20.000 euros mínimo, un contrato de un año con la agencia IMG para promoción y marketing deportivo, y un reportaje de 6 páginas en una revista, la Finisher Triatlón por ejemplo…

2. Los Concursantes: pueden participar cualquier triatleta mayor de edad residente en España que no tenga un nivel de ingresos del triatlón superior a 10.000 euros anuales. Sería necesario un proceso de casting para cubrir 16 plazas entre hombres y mujeres. Quizás habría que plantearse tener 8 mujeres y 8 hombres cada uno con una clasificación distinta.

3. El Jurado: Serían necesarios 3 jueces que también hiciesen las veces de presentadores. Ellos estarían encargados de explicar las distintas pruebas, comprobar que se respetan las normar, juzgar el rendimiento de cada concursante y decidir a quién eliminar cada semana. Para que haya mejor criterio a la hora de juzgar, serían convenientes tener tres figuras que cada una representase un aspecto clave en el desarrollo del deporte profesional, que sería a un triatleta profesional consagrado, Javier Gomez Noya por ejemplo, un entrenador con amplia experiencia en la élite exento de favoritismos y no ligado a ninguna federación, y alguien que trabaje directamente en una empresa de marketing deportivo y que sepa lo que los patrocinadores y los medios buscan. triathlon-motivational-quote-sports-poster-print

4. Test de Habilidad: El concurso en sí sería como una concentración, o “Training Camp” elevado al cuadrado con eliminatorias. Uno de los aspectos a tener en cuenta sería la habilidad para aprender de cada triatleta. Puesto que una de las cosas que definen a un triatleta de calidad en la rápida capacidad de aprendizaje, debería de haber lecciones sobre técnica o habilidades acompañadas de un test de ejecución en el que se puntuaría a cada triatleta, otorgando beneficios a los más puntuados de cara a la prueba de eliminación.

5. Prueba Eliminatoria: Son aquellas que pondrán al límite a los triatletas para ir eliminando a aquellos con peor mentalidad, menor capacidad de sufrimiento, menor actitud competitiva o de esfuerzo. En este concurso no se trata de ver quién es el más rápido, sino quién es el más cualificado para convertirse en un triatleta de élite profesional. Por lo tanto, no se trata de ver quién es el más rápido en una prueba puntual sino quién es el más constante, el más equilibrado con mayor capacidad de aprendizaje y progresión.

6. Deliberación de los Jueces: Serían necesarios unos criterios neutrales a la hora de evaluar los rendimientos y que a la hora de juzgar a los concursantes, se les dijese las críticas o alabanzas de manera constructiva a la cara.

7. Emplazamiento de Producto y Patrocinadores: Serían bienvenidos como material para el concurso o pruebas todas aquellas marcas que lo deseasen. Por ejemplo, por ganar una prueba eliminatoria, se ganaría 1 semana gratis de concentración en el club de no sé dónde en no sé qué isla…o por ganar la prueba de mecánica la marca tal obsequia con 20 cámaras o tubulares gratis. O la prueba de nutrición estará patrocinada por tal marca. En fin, que las opciones en este sentido son bastante ilimitadas.

8. Las Habilidades: ¿Cuáles son los aspectos que definen a un triatleta de élite? ¿Cuáles son las habilidades que un triatleta necesita dominar para desenvolverse por el mundo como profesional? ¿Qué buscan los patrocinadores? ¿Qué actitud es la correcta para progresar año tras año? ¿Cuál es la mentalidad competitiva que te llevará al éxito? Todas estas preguntas y más deberían ponerse a prueba a lo largo del concurso. Las pruebas pueden tratarse de técnica, condiciones climatológicas adversas, distintos medios de mar, montaña, orientación, velocidad, resistencia, psicología deportiva, psicología de grupo, liderazgo de equipos, pruebas por equipos, mecánica, nutrición, planificación de competiciones, aeropuertos, viajes, idiomas, comidas extranjeras, etc.

¿Qué os parece mi idea? ¿Seguiríais un concurso así? 

Españoles por España

Wellcome to Spain, un país en el que a base de labia o de tortilla de patatas (la de El Bulli o la de Senén) puedes hacerte una carrera profesional de provecho. No me gusta hablar de política pero como La Roja saca mi lado más patriótico, me he dicho, ¡diantres! Vamos a hablar de España (y luego ya hablaremos de triatlón).

Hubo un tiempo en el cual el sustantivo España era sinónimo de imperio, siglos más tarde de bar y recientemente, de crisis – con semejante trayectoria era de esperar. Por eso, la crisis no es de España, sino de los españoles. Es un problema de carácter, de actitud social. ¿El huevo o la gallina? ¿La política o la sociedad? ¿Dónde se produjo la mutación? España es el país con mayor proporción de políticos  por habitante, y, a la vez, el más disgregado. A mi ésto sólo me dice una cosa, que a los españoles lo que más nos gusta es hablar y vivir del cuento. Y barrer…tenemos una facilidad de barrer…pero para casa. Al español de verdad se le infla el pecho cada vez que habla de su tierra. Es lo que tenemos en común los habitantes de una comunidad autónoma y otra, que todos nos ponemos palomos para hablar de donde hemos nacido. Entre la chulería, la labia y la tortilla de patatas…a ver si va a resultar que los españoles por España tenemos más cosas en común de las que nos creíamos…

Otra cosa que tenemos en común es el deporte -el deporte, aquella cosa que los españoles practican poco- pero sólo cuando ganamos. ¿Cómo sería esta crisis sin la selección española de fútbol de los últimos cuatro años? Y es que a todos nos gusta ser campeones. Vas andando por la calle y escuchas “Qué pasa campeón”, giras la cabeza y resulta que el tipo en cuestión tiene barriga de cervecero y cigarro en mano. Claro, que eso también se podría decir de Michael Phelps con su ingesta de 12.000 calorías diarias y de sus escándalos fumando marihuana. A nadie le gusta la bandera, pero campeones de España nos sobran. Cuántas veces te preguntan “¿Haces triatlón? Ah! ¿Conoces a Fulanito? Que es muy bueno. Sí hombre sí, que es campeón de España y es de aquí” Super Fulanito. Menudo campeón. Y es que el triatlón francamente, tiene tantas modalidades y tantas categorías que se presta a ello. Lo malo no es eso, lo malo es cuando anuncias el título sin sus apellidos, sacándolo fuera de contexto. En mi pueblo sin ir más lejos, un pueblo-pueblo, de esos de una iglesia, un bar y la furgoneta vendiendo el pan todas las mañanas, se celebran las fiestas en agosto. Mi hermano y yo ya hemos hablado a ver si ganamos el concurso de la mejor tortilla española, o lo que es lo mismo, a ver si quedamos campeones de España de tortilla.