Archivo de la categoría: Campeonatos

Bronce Cto. España Élite Distancia Olímpica

DSC_0160

En diez años he hecho muchas cosas. Hace diez años fuí bronce en un Campeonato de España de triatlón élite distancia olímpica con diecisiete años. En estos años he conseguido más medallas, pero también graduarme en ciencias de la comunicación por la universidad de Nueva York, iniciar otras dos carreras en Biología y Psicología, hacer un curso de fotografía, trabajar en una agencia de medios, trabajar como profesora particular, viajar de mochilera, viajar de hotelazo, salir de bares, salir de discotecas, conocer a gente, no parar quieta, hacer la fotosíntesis en el sofá, engordar, adelgazar, aprender a cocinar, aprender mucho, equivocarme más, caerme, levantarme y perderme en la divagación de mis propias emociones. La vida es eso, experimentar, sentir, saborear y, si algo te gusta, repetir.

Ayer repetí.

Nadé a gusto, más a corde con mis entrenamientos, en el grupo de cabeza con Carolina más alante en solitario. Después volví a fallar en mi punto débil, que curiosamente es el fácil para las demás, pero a mi me cuesta, que es no perder el grupo en la transición. Así pues, al subir en la bici, fallé con los pedales perdiendo valiosos segundos y rodando en tierra de nadie con Sara Pérez, hasta que una valiente Ana López sacó a relucir su experiencia como ciclista animando la higuera hasta enganchar -de nuevo- con cabeza de carrera.

DSC_0031

Después de ahí, aquello fue un rodaje por las calles de Los Alcázares con varios intentos de escapadas y palos. Lo cual no es ni bueno ni malo, simplemente una situación de carrera que puede darse cuando existe el drafting, igual que ocurre en ciclismo.

Y nos bajamos a correr. Quizás el deporte menos táctico de los tres en el triatlón, aquí es tu capacidad de sufrimiento y lo bien que lleves las piernas de entrenadas. Aquí no hay golpes ni lucha por la estela de los pies en el agua, no hay un vehículo que mover con su correspondiente habilidad ni hay tácticas ciclistas. En el peor de los casos llegas al sprint con alguien tras un tira y afloja de ritmos, pero, eso es algo que ocurre pocas veces. Aquí no suele haber misterio: tanto corres entrenando, tanto corres compitiendo.

En mi caso, acusé el parón de la semana penúltima al campeonato por experimentar un gran bajón físico tras probar a ser vegetariana este mes de agosto, algo que pudo verse en el Grand Prix de Sartrouville. Esta semana traté de recuperarme y, si bien estoy contenta con mi resultado, en la carrera sentí las piernas pesadas y faltas de fuerza. Las que me ganaron, Ainoa, Ricarda (alemana) y Carolina, son competidoras a las que respeto deportivamente, pues ellas tienen más experiencia que yo en la élite internacional y están muy curtidas en todos los pequeños detalles que suman por lo que, cuando compites contra ellas, no puedes permitirte el lujo de despistarte.

Ha sido un año muy complicado por haber pasado desde diciembre hasta junio con una lesión en el hombro que llegó un momento que me molestaba para realizar cualquier movimiento, y estoy segura de que tanto mi entrenador, Iván Muñoz, como yo, habíamos ideado un estado de forma distinto para este campeonato, pero me alegro de que hayamos podido acumular un verano de buenos entrenamientos y ver que la mejora es posible.

la foto-3

Quisiera agradecer el apoyo de aquellos que me han ayudado y animado pese a haber estado lesionada medio año: Iván, porque es un auténtico sensei; los compañeros de Mallorcatraining, porque aún entrenando bajo la lluvia en la pista de atletismo seguirán bromeando; a Evasión Running Mallorca,  por ayudarme a correr con las mejores zapatillas del mundo, Adidas (Gracias Carlos García) ; a Ciclos Bimont, por conseguirme una Orbea y por los entrenos de calidad de los martes; a Spiuk, porque en material de ciclismo son una pasada y se superan cada año; a Medilast Sport, por enseñar a mis piernas una nueva dimensión en cuanto a recuperación; a Jon de Bicimetrics, por el bike fit que me liberó la presión en el hombro y espalda; a mi familia, por decirme las cosas que no quiero escuchar pero que son necesarias oír; a mi novio y amigos, porque dirán lo que sea por hacerme sonreír; a Felipe Gutierrez, porque lleva desde que tengo doce años dándome pequeñas lecciones importantes y a Poca y Marta, por preocuparse de que no nos falte de nada en el Wild Wolf Cidade de Lugo Fluvial, que ganamos por equipos.

Subcampeona de España Élite distancia Sprint

1040130_10200520238507455_2011239285_o

¡Al fin un caramelito dulce en esta temporada! No es gran resultado pero sí me sentí algo así como cuando eres pequeño que haces algo y te dan un pin…y nunca mejor dicho, porque a partir de ahora darán pines conmemorativos de la Fetri en los campeonatos de España. Me parece bien que estén motivados para hacer cosas pero todos sabemos que ese pin que dice “Triatlón Élite 2013″ con su estuchito de plástico azul va a terminar en la basura. Quizás podrían invertir ese presupuesto en premios en metálico en vez de tanto pin. Las chapas con mensaje para poner en el bolso bandolera color caqui, por ejemplo, podrían resultar más graciosas, el problema es que ya pasaron de moda hace un par de años.

Mi natación fue muy floja saliendo a 1´30” de la primera, Sara Pérez. No pasa nada, estoy saliendo de la lesión más importante de mi vida, Entréname despacio que tengo prisa. Según avanzaban los 750 metros de natación me iba acordando de cómo se nada deprisa, recolocando la posición del cuerpo, la longitud de brazada, el agarre con las olas…quizás utilicé las piernas más de lo normal porque en la bicicleta no me encontré ágil subiendo. Pude remontar unas posiciones en el segmento de bicicleta para bajarnos a la segunda transición con 1´30″ perdido con respecto de Melina y Sara.

600798_648258868522114_1081571480_n

Corriendo a pie pude remontar hasta la segunda plaza cogiendo a Sara y recortando a Melina 50″, haciendo el mejor parcial a pie en 17’40”.

968773_648850615129606_1901215984_n

Aquí podéis ver el resumen que salió ayer en Teledeporte.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/triatlon/triatlon-campeonato-espana-sprint-altafulla/1901527/

1eras Campeonato de España por Autonomías

Creo que esta imagen es lo que más se asemeja a un sentir de equipo en un deporte individualista como es el triatlón. La competición en sí dura poco más de una hora en mujeres, pero para poder hacerla, hubo que viajar desde Pontevedra a Mazarrón (Murcia) y eso son muchas horas, a mayores de las compartidas anteriormente en entrenamientos. Por eso, aunque el triatlón siga siendo un deporte individual, me siento contenta de poder compartirlo con esta selección gallega.

La carrera en sí fue fácil, pero agradecí volver a sentirme con más fuerzas, recuperada de la flaqueza de las últimas semanas, síntoma de que algo he debido de volver a hacer bien.

La natación en sí fué bastante cómoda, saliendo junto con Aida y llevando a pies a más integrantes de nuestro equipo. Hicimos una transición rápida y nos quedamos Aida, Melina y yo juntas en el segmento ciclista, neutralizando rápidamente a una madrileña que había salido en cabeza nadando. Agradecer a Aida su labor en el segmento ciclista, que después de la exhibición que había dado el fin de semana anterior, la verdad que yo por mi parte me acomodé demasiado y no debería haber sido así. La carrera a pie fuí a mi ritmo y logré ser la primera en línea de meta logrando así puntos para Galicia, que se proclamó campeona de España por comunidades autonómicas.

Campeonato de España Élite de Triatlón Olímpico

 

Séptima. Oh My God. Bullshit. No he conseguido uno de mis objetivos esta temporada. El título éste tendrá que esperar. No me encuentro muy narrativa hoy, así que emplearé el formato “powerpoint” sobre algunas ideas:

 

  • 20.1º es una temperatura muy relativa. La sensación de frío es directamente proporcional al % de grasa corporal. Suerte que yo había ganado un % extra en las dos últimas semanas.
  • 1300m bien nadados, que lástima de los 200m primeros.
  • Creo que el drafting empieza a no gustarme. Puntos a favor: Cuando te falta fuerza en las piernas puedes aprovecharte de otra competidora. Puntos en contra: ¿Qué pasa que las que tiramos somos más tontas que las demás? Como el perro del Hortelano, ni tiran ni dejan que se vayan. ¿Eso es estrategia de competir? Ese conformismo generado porque nadie quiere tirar no me gusta. Propuesta #1: Que quiten el drafting. Seguro que para el espectador es más entretenido ver constantemente pasar a triatletas en cabras durante 8 vueltas que ver a tres grupos como mucho pasar cada 5-10 minutos durante 8 vueltas. Propuesta #2: Drafting permitido, pero con 1 ó 2 vueltas de 40 ó 20 km respectivamente y con subidas de verdad, de las que seleccionan. Solución #1 hoy x hoy: Ser solvente en bici, entrenar escaparse del grupo y luego ser capaz de correr. ¿Hacerlo sprint? Para mi es el mismo conformismo pero la mitad de tiempo.
  • El maravilloso mundo de la carrera a pie. Lo verdaderamente explosivo del tri. La más innata de las tres disciplinas. Dónde se ganan las competiciones. Es como comerse un Fantasmiko y llegar por fin al chicle! Como un helado Drácula, comer primero la cubierta de cola, luego el relleno de polo de fresa y llegar por fin al helado de vainilla!!! Y que ese día te venga la niña tonta del parque y tire tu helado al suelo. La culpa no la tiene la niña, la tengo yo por no haber sido más fuerte y no dejar caer mi helado. Ya sabéis, codo alto.
  •  Dicen, tienes más rollo que Chiquito de La Calzada corriendo una maratón. Salud y entrenos.

 

Campeona de España Universitaria

En una semana en la que el trend topic son las vivencias post-ironman, lo confieso, yo también quiero leerlas, escribo con retraso sobre mi Campeonato de España Universitario celebrado el fin de semana anterior, en Puzol, cerca de Valencia sobre la distancia sprint.

Pese a llevar tantos años estudiando, era mi primer campeonato universitario. Tenía ilusión en correrlo por vivir esa experiencia en la que representas a una universidad y se colocan en línea de salida un espectro de más de cien mujeres que abarca desde la élite nacional hasta el nivel primerizo más popular. Me gusta esa sensación de volver a las raíces, de ver la inexperiencia y desconocimiento de aquellos que hacen su primer triatlón, considero que por muy élite o profesional que se sea, es bueno ver la semilla germinar de vez en cuando en otras personas y tratar de aportarles tu granito de arena de una forma y otra.

Considero también que es bueno valorar e implicarse en cualquier iniciativa que involucre educación, cultura y deporte. Después de una vida entera compartida con mis padres… lo que más les agradeceré es haberme inculcado una filosofía de vida deportiva y la educación que me han dado. Tengo más orgullo de mi educación que de mi carrera deportiva y creo que tan sorprendente es lo que el cuerpo puede hacer como lo que el cerebro es capaz de aprender y hasta dónde eso puede llevarte. Y cuando hablo de educación, me refiero a entenderla como un todo, un conjunto. No hablo del favorito del profesor de matemáticas ni del que sacó 9.7 en selectividad. No es necesario saber responder a cada pregunta de Saber Y Ganar pero sí saber que la cultura es algo más que las preguntas de Apostamos 1 Millón.

Ser capaz de recorrer el mundo sola compitiendo triatlón con la seguridad de que tu educación te llevará a cualquier parte; ser capaz de dedicarse al triatlón con la seguridad de que el día de mañana cuando tu carrera deportiva finalice podrás seguir siendo competitivo en otro ámbito profesional, más real del mundo en el que vivimos, con la ambición de ser igualmente exitoso, es sin duda algo que me enorgullece y que siempre agradeceré a mis padres.

Momento monólogo bloguero a parte, el triatlón en sí fue bien y mis compañeros de viaje de la Uned encantadores. Me costó la salida corriendo desde la arena porque yo si fuera vigilante de la playa sería de las que saltan desde la lancha e incluso bucean y no de las que bajan corriendo desde la torreta, pero pude salir con relativa comodidad del agua en primera posición, ir sola en bici echando de menos un acople para corta distancia y correr hasta meta con ventaja.

 

Nota del Triatleta Viajero: Tienes que ir a Valencia y Cataluña a competir aunque sólo sea por los avituallamientos, desde la bolsa de los dorsales con un paquete grande de rosquillas pasando por el carrito de Horchata hasta el zumo recién exprimido en post meta. Beber 6 vasos de zumo recién exprimido de naranja valenciana es un lujo de recuperación natural.

Campeona de España de Media Distancia. La crónica.

Ha pasado un día y, a pesar de las piernas cargadas, volvería a repetirlo mañana. Mi debut en media distancia (medio ironman = 1,9-90-21 km) ha sido una experiencia inolvidable, al estilo de mi primer triatlón olímpico en San Sebastián cuando tenía 12 años. Sí, por supuesto que me acordé, iba igual de cansada en la carrera a pie, pero con la misma ilusión.

Como comenté en un post anterior, tras los exámenes y con un entrenamiento bajo mínimos, decidí inscribirme en esta competición para meter un poco de volumen un par de semanas antes de cara a la preparación para las copas continentales en distancia olímpica que realizaré en abril. Simplemente me apetecía, a pesar de que me recomendasen los que me conocen que no fuera. A 15 días de la competición estaba buscando una cabra para competir por Facebook. Agradecer a CUFA que me prestó su Orbea Ordu con todas las consecuencias y cuya bici está en venta y espero dedicarle pronto un post como se merece. Podeis seguir a Cufa en Facebook y en http://www.cufa.es y la verdad que es de agradecer que a veces, gente a la que a penas conoces, te sorprenda. Agradecer también a Javichín que me ofreció su cabra en caso de no poder correr. La cuestión era que mi patrocinador de bicicleta de carretera, GlobuloNero, no podía tenerme lista una ZetaTre a mi medida para estas fechas. Me dejaron la cabra de Brenton Cabello, un nadador olímpico. Creo que los nadadores olímpicos no miden 1´66m… Ajusté la cabra como pude poniendo la potencia más pequeñita que encontré, adelantando el sillín, atrasando el acople y bajando la tija al máximo. Todo estos ajustes la misma semana de la competición. No es la primera vez que me subo a una cabra, la última fue en el 2003 en el mundial de ciclismo en Canadá. Una cabra mal ajustada es la cosa más incómoda que existe, pero una cabra bien ajustada es una gozada.

Buena organización que avisaba por megafonía el tiempo que quedaba del cierre de boxes y de cámara de llamadas. Los chicos élite recibieron el bocinazo de salida 2´ antes que nosotras. Nadé en aeróbico ligero, poco a poco calentando el cuerpo, intentando divisar las boyas a contraluz sin dar mucho rodeo, alcanzando a los chicos élite. Transición y primer dato curioso de la carrera. Yo iba con zapatillas de bici con cordones. No tengo patrocinador que me de zapatillas de ciclismo, las que compré por internet me tardaron en llegar y a las viejas no fuí capaz de desatornillarles las calas incrustadas de montaña. A pesar de haber hecho un nudo a los cordones, se me enredadon en la lengueta y luego el velcro se  salió de la hebilla…¡menos mal que había 90kms por delante sin drafting!. Poco después ocurrió el segundo dato curioso, y es que saliendo de Valencia, empecé a escuchar el cling cling de los tornillos a lo que el sillín, que días antes había estado adelantando, se movió y retrasó completamente. Luego dejó de moverse y pude concentrarme en pedalear igualmente.

Fuí sin cuenta kilómetros, sin cronómetro, sin medidor de potencia, nada, rien de rien. La GlobuloNero ZetraTre, el viento y yo. Y menudo viento. Especialmente pasado Sueca, por el parque de la Albufera, o daba de cara y no te movías o daba de costado y parecía que te iba a tirar. La alimentación que llevé en la bicicleta fue de 1 bidón con Resistenzia de Fresa de KeepGoing y una barrita de fruta de KeepGoing partida en 3 trozos. En el segundo avituallamiento cogí un bidón con sales al vuelo porque con solo 500ml de líquido empecé a notarme deshidratada. Noté un poco la falta de control por parte de la organización a partir de Sueca. Tuve que dar una vuelta de más a una rotonda porque un coche que circulaba dentro de ella me encerró. Lo mismo pasó con la ambulancia y la moto del fotógrafo que me hicieron frenar en curvas para no tragármeles. Así mismo hubo 3 rotondas en las que tuve que rectificar mi trayecto porque no sabía por dónde ir.

Llegué a la T2 manteniendo mi primera posición, aunque me tragué la línea de desmonte por lo que tuve que bajar con una cala puesta. Me puse las Zoot Otec, cogí dos geles de Frutas del Bosque con L-Arginina de KeepGoing y mis gafas Torsion de Spiuk.

Marta, menudo lugar escogiste para correr tu primera media maratón. Fue en este segmento donde noté la falta de fondo y de entrenamiento, pero me armé de paciencia para desplazarme durante 21 kms con semejante pesadez de piernas. Quizás llevar una bielas de 175 y plato de 53 pudo influir. En cualquier caso, yo había venido a hacer mi primer medio ironman, y lo iba a terminar.

Finalmente, empecé a correr sobre una moqueta roja y fue aquí donde empecé a pensar en que me estaba convirtiendo en Campeona de España Élite. Me acordé de mis títulos como juvenil y junior, de los años en los que dejé de entrenar y del camino de vuelta. No existen carreras perfectas y cuanto más largo sea el triatlón más incidentes van a ocurrir, aunque también tienes mayor margen de error para subsanarlos. Y creo que, experiencias como ésta, no son más que el mero reflejo de la vida misma. 

Un aplauso desde aquí a todas las competidoras; a unas las conozco más que a otras, a unas de más años, algunas incluso han sido mentoras en campeonatos internacionales de duatlón cuando yo era una niña. Sin todas ellas, esto no valdría nada.

Agradecer también a mis patrocinadores, a mis entrenadores Omar González y Luis Piña, a mi familia, a los que me animaron, a los que me ayudaron y a los que apostaron por mi.