Oreo Cheesecake

IMG_0619

Tranquilo, esto no es un blog de cocina, sigue teniendo como foco principal el triatlón, pero quiero compartir con vosotros otros aspectos de mi vida que quizá puedan interesaos.

Durante los años que viví en Nueva York, uno de los aspectos culturales que importé a mi carácter fue el culinario. Si ya de por sí de niña me gustaba jugar a hacer tartas inventadas en la cocina, el uso de fondant en los postres es como jugar con plastilina para mayores. La cocina americana en general es mucho más que hamburguesas y donuts, en realidad estamos hablando del país más cosmopolita del mundo, el que ha sido formado por inmigrantes de distintos continentes y ha recibido mayor inspiración cultural. Para los amigos gallegos que creen que sólo se come buen pescado y marisco en su tierra, hay estados costeros que no tienen nada que envidiarles.

Una de las primeras recetas que empecé a hacer a mis amigos cuando regresé a casa fue la tarta de queso con oreo, al estilo del New York cheesecake pero con galletas oreo. El que inventó las galletas oreo realmente hizo una genialidad porque se trata de una de las galletas más versátiles para hacer postres. La variedad de galletas oreo en USA es curiosísima y no dejan de reinventarse; una lástima que no se hayan exportado a España.

Al lío.

Ingredientes:

– 24 galletas oreo

– 750gr de queso crema tipo Philadelphia

– 3 huevos

– 3/4 taza de azúcar

– 1 cucharada de esencia de vainilla. (a no ser que se use extracto concentrado que sería menos)

– 3 cucharadas aprox. de mantequilla

IMG_0620

Método:

1. Para los nuevos, encender el horno y ponerlo a 180º, sin ventilador y en el simbolito de rayita arriba y rayita abajo… a no ser que se tenga un horno de última generación que calienta en dos minutos y podamos ahorrar electricidad…

2. Separar las galletas oreo y retirar la crema, que guardaremos en un cuenco.

3. Triturar las galletas oreo en una trituradora, o si prefieres una terapia antiestrés, introducirlas en una bolsa para bocadillo, cerrarla y darle golpes con una cuchara de madera hasta desmigar…

4. En un cuenco, mezclar las migas de oreo con la mantequilla que si está a temperatura ambiente, será mucho más fácil. Trillar con un tenedor hasta mezclar (otra terapia antiestrés…)

5. Cubrir el fondo de un molde con la pasta de galletas. Lo mejor es un molde redondo, y dependiendo del tipo de molde, quizá sea buena idea forrarlo con papel de horno para desmoldarlo mejor. Apretar bien para formar una base sólida.

6. En un cuenco, batir la crema de queso con el relleno de las oreo, el azúcar y la esencia de vainilla. Después, incorporar los huevos uno a uno. Como el relleno de oreo ya lleva azúcar, no es necesario añadir mucha para tener un sabor a queso sin que sea demasiado dulzón, pero siempre se puede probar y añadir más si se gusta.

7. Rellenar el molde con la crema, despacio con cuidado para no levantar el fondo de galleta. Decorar con unas galletas oreo enteras partidas en cuatro.

8. Meter en el horno entre 45 minutos y 1 hora, hasta que la tarta deje de subir y se ponga ligeramente dorada la superficie (es normal que baje cuando se enfríe)

9. Enfriar en el frigorífico durante 2 horas y lista para comer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s