WCS Stockholm – La rebelión bacteriana

Tenía ganas, y, por primera vez, estaba tranquila antes de una competición internacional. Soy más de ciencias que de “suertes”, por eso busco la explicación en una bajada de defensas provocada por cambios adaptativos del último mes, en un viaje que empezaba a las 4.30 de la mañana con 9 horas de aire acondicionado aeropuertuario,  cambio climático del verano pontevedrés al verano estocolmeño, que, para ser francos, en ninguno de los dos sitios existe un verano de verdad, sino una suave primavera…que yo soy más de lagartos al sol que de caracoles a la lluvia…TOTAL, que el viernes por la noche estaba ya más enferma que Torrente en el club Mississippi.

Me desperté por la noche con fiebre, dolor de garganta al tragar, ganglios inflamados, dolor articular, debilidad general. Traté de minimizarlo con gelocatiles e ibuprofenos, tumbada en la cama durmiendo, sudando y bebiendo el sábado por la mañana hasta el momento de la carrera. Con la competición me animé y en cierto modo se te olvida que estás enferma o no eres consciente. Simplemente piensas, ¿por qué voy tan mal? Cuando pasó el efecto de las medicinas me regresó la fiebre y pasé el resto del fin de semana metida en cama enferma.

Tenía muy claro que quería competir y que iba a cruzar línea de meta. Sé bien que de cara a los medios y la opinión pública, lo que cuenta es el resultado independientemente del contexto, pero prefiero quedar la última a retirarme. Si te retiras, no aprendes nada y el estado anímico-depresivo durará más tiempo, mermará tu confianza y el mal recuerdo permanecerá siempre en la memoria. (Si eres capaz de retirarte tan tranquilo sin sentir esto, yo personalmente, como diría Risto, no te compraría.) Pero si acabas, aunque seas el último, aprendes, y eso solo puede hacerte mejor competidor.

¿Cómo se termina el último en una serie del campeonato del mundo que sabes se retransmite en televisión a nivel mundial, que a nivel nacional van a contar la crónica, que los que te desean mal se alegrarán, que el seleccionador nacional no va a contar contigo para la próxima y que vas a decepcionar a tu gente más cercana? Aislándote de lo que hay fuera de las vallas del circuito. Durante el triatlón, sólo importa lo que está dentro de esas vallas. Ese es tu espacio vital, ese es el campo de acción para el cual te entrenas. Agradecer eso sí, a todo el público sueco que me estuvo aplaudiendo y a Marisol Casado, que también la vi aplaudirme.

Llegué tarde anoche a casa y esta mañana pude visitar al médico, quien me recetó un tratamiento con antibióticos. Espero estar lista como un caballo de carreras para el 9 de septiembre que se celebrará en Pontevedra el campeonato de España élite en distancia olímpica.

Anuncios

2 pensamientos en “WCS Stockholm – La rebelión bacteriana”

  1. Mucho animo Marta, por un dia enferma no se va a empañar la excelente temporada que llevas! Sigue asi! Desde Tripuçol te deseamos toda la suerte del mundo para el Campeonato de España. Saludos!

  2. Que gran cronica, luchando por acabar y no retirarse, ahi se demuestra lo gran campeona que eres!!! Estoy seguro que esto se va a invertir en el cto. de España de Pontevedra, espero que puedas recuperarte a tiempo. Salulos desde Valencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s