Copa Continental de Larache (7º)

¿Alguien se acuerda cuando el primer triatlón de la temporada era Fuente Álamo? Aquel primer fin de semana de mayo, en la playa, con el neopreno puesto, en cámara de llamadas mirando el fuerte oleaje y con el monotema por conversación de “Ya sabes, primer tri, sin presión a ver que sale”

Y ahora cuando llegas a Fuente Álamo parece que está todo el pescado vendido. Primer fin de semana de abril y llevo ya un campeonato de España de triatlón y dos copas continentales. Qué tiempos aquellos cuando el triatlón era un deporte de verano…hoy en día es un deporte de romería, está ahí ahí entre la semana santa, la feria de abril y el Rocío. Pero con menos amigos.

Rumbo a las costas de África, como decía un tío mío, fuimos la selección gallega.

El triatlón era sobre la distancia sprint, y se nadaba en zig zag atravesando de una playa a otra. Bonito. Dejemos tanto triángulo para los matemáticos y nosotros a las corrientes. Mejor nadado esta vez, si bien me faltó fuerza en los brazos para aguantar en cabeza hasta el final, debí de salir 6º del agua con unos segundos perdidos. Neopreno nuevo Zoot Prophet recientemente recibido que estrené en esa misma natación. Me siguió faltando fuerza explosiva para quitármelo como es debido, perdiendo valiosos puestos en la T1 que luego tuve que remontar. Primera vuelta de bici que valió de reconocimiento del terreno con chicas que me cogieron por detrás. Bien, me noto fácil en la subida. Tercera vuelta de cuatro y media que había que dar y me enfada pensar que las de delante, que no son más fuertes que yo, van metiéndonos segundos porque en mi grupo no quiere tirar nadie y vamos de paseo. Me enciendo y para mi sorpresa el cuerpo responde. Intento escaparme pero para eso sí que tiran las demás…se puede decir que doy caza a las de delante en estrecha colaboración con alguna compañera. Lástima que no hubiese más kilómetros para haber alcanzado a dos que me quedaban…la próxima vez arrancaré antes. Me bajé a la T2 de las primeras del grupo y salí la última con gran diferencia, en la posición 19º. Las mismas zapatillas de Quarteira, cuyas gomas había aflojado y lengueta cosido, seguían rebeldes. El cabreo y la rabia que tengo hacía mí misma desde entonces sigue presente. No se puede poner de excusa al material por ir regalando carreras y perdiendo oportunidades. Remonté hasta la 7º plaza corriendo. Bien porque voy recuperando mis piernas de antes de dejar el triatlón, mal por mis errores de ejecución.

Por lo demás, un triatlón totalmente recomendable por la buena organización, a excepción de la hora y pico de retraso en las salidas, comida abundante y gratis para los triatletas además de la oportunidad de hacer turismo en la zona. La única pega, una descomposición estomacal y la paliza del viaje nos ha dejado fuera de juego estos días a unos cuantos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s