Entrenando en Punta Umbría

¿Alguna vez habeis hecho las maletas para una concentración de triatlón de un mes? Sabes cuándo empiezas a empacar pero nunca sabes cuándo vas a terminar.  Claro, son tres deportes, tres, pero cuatro disciplinas para entrenar contando con el gimnasio.  Y entrenaré hasta cuatro sesiones diarias, lo que se supone que voy a terminar reventada y no es cuestión de estar haciendo la colada cada dos días. Así que empieza a calcular pares de calcetines…mudas…camisetas…si a eso le sumamos el factor clima que sabes que en el sur hará más calor que en Madrid (espero) pero claro, ¿cuánto más de calor? Así que empiezas a meter mallas largas, piratas y cortas, culottes de invierno, culottes de verano, perneras, chaqueta de bici térmica con windstopper, sin windstopper, maillots, manguitos, guantes largos, cortos, botines, punteras de neopreno…porque claro, ¿y si llueve? ¿y si hace frío? ¿y si hace calor? Lo más probable es que haga de todo. Y aprovechando que me bajo a la playa del sur en febrero, pues también me llevo el neopreno…

¿Y qué ropa de calle te llevas? Porque a mi siempre me pasa lo mismo, que por minimizar la maleta al final voy casi sin ropa y en fin, el chándal está muy bien pero todos los días es cómo cenar siempre sandwiches, que son fáciles, rápidos y agradables, pero todos los días aburre y engorda.

Lo peor ya es cuándo llevas tu coche y aquello parece el bolso de Marry Poppins, que todo cabe.  Entonces es cuándo empiezas a meter una colchoneta, fitball, gomas, aletas por si acaso (las palas eran indiscutibles), cámara de fotos reflex, teleobjetivo por si hago fotos artísticas, termo para el café, portátil, libros, isotónico y demás amino ácidos, etc etc. Y lo mejor de todo es cuándo al segundo día de concentración descubres que te no tienes suficiente ropa y tienes que ir a comprarte un par de camisetas.

Ya han pasado unos días desde entonces y la concentración avanza muy rápida. Se pasan los días a toda velocidad y no lo digo solamente por lo que supone ir a rueda de los chicos, que cómo bien dijo Nico el otro día, ir en la grupeta es cómo ir bailando con lobos. También tenemos la suerte de poder hacer entrenamientos de carrera por el circuito del campeonato del mundo de cross que se celebrará aquí en Punta Umbría el 20 de marzo. Se trata de un circuito sobre césped en tierra blanda con tres grupos de tres troncos de pinos, los cuales yo siempre aprovecho para pasar saltando y tener un extra de fuerza, y tres subiditas. Por supuesto que ya he estrenado la playa corriendo, ahora sólo me falta meterme a nadar con el neopreno.

El cansancio ha empezado a hacer mella tras la primera semana y me levanto por las mañanas vacía de energías, con un hambre que no me deja dormir más tiempo y con el consiguiente sueño. Es una sensación de satisfacción masoquista que los deportistas deberíamos hacernos mirar, pero que nos hace tan felices en nuestra propia locura. Es en estos momentos en los que más nos tenemos que cuidar la recuperación para poder ir asimilando los entrenamientos y poder pogresar.

Me despido de este post recomendándoos el taller de bicis Ciclos Francis en Huelva, por el que el otro día tuve que pasar yo con mi bici y en el que recibí un trato excelente. http://www.ciclotaller.com/

Anuncios

Un comentario en “Entrenando en Punta Umbría”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s